Definición: 

La descentralización de la información pública es uno de los factores claves para valorar el nivel de apertura en el gobierno. Aquí, la apertura de lo público  supone el desarrollo de una doctrina que sostiene que los temas rectores de la administración pública y del Estado deben ser abiertos en todos los niveles de supervisión y escrutinio público efectivo.  Esto supone que, todos los datos que produce o administra el Estado son públicos.  Pero, para garantizar esto, es importante partir de reconocer que la administración de la información pública y su uso inteligente y continuo, desbordas las capacidades de gestión centralizada en cabeza de las entidades de gobierno.

Descripción:

Es claro que, una de las primeras razones que dieron lugar a la idea del Estado, fue la de poder acopiar y administrar información relevante sobre los temas públicos, para sobre ellos tomar decisiones en el mismo sentido.  En otros términos, en las democracias liberales el Estado había ocupado esa posición centralizadora y balanceadora entre la información pública y la información privada.

La revolución computacional y de las telecomunicaciones maximizó en su momento la capacidad de las entidades estatales de observación y acumulación de información relevante en todos los nuevos y emergentes objetos de lo público. Para el caso, considerar que, la evolución en los en los derechos liberales protegidos en las democracias contemporáneas: desde la primera a la tercera generación, ha conducido a que el Estado debe disponer información sobre asuntos cada vez mas diferenciados: género, generaciones, territorio, entre otras.

Lo anterior, bajo la justificación de la necesidad de conocer para intervenir, de tener información estadística para definir razones de política pública.  Lo que ha terminado por suceder, es el afincamiento de la idea de que el Estado es omnipresente y omnipoderoso; pero como lo advierte Calderon y Lorenzo (2010) [1] el Estado no lo es, pero las personas si. 

En el contexto actual debemos darnos cuenta, tanto los ciudadanos, como la propia administración pública, que está no es omnipresente, que no esta en todos los sitios y en todos los momentos que la podemos necesitar y que muchas veces los ciudadanos no podremos esperar a que la administración venga a solucionarlos los problemas.  La administración tampoco es omnipoderosa y no siempre va a poder arreglarlo todo.  Sin embargo, quienes si son omnipresentes y omnipoderosas son las personas y podemos colaborar y solucionar realmente los problemas allí donde se producen; porque siempre puede haber cerca alguien que pueda hacerlo. Este puede ser el reto, conseguir que las personas se sientan implicadas y que hagan lo que pueden hacer cuando la sociedad les necesite.
Recomendaciones:





Determinante
Principal:
Lo Público Organización Abierta

Determinantes
Influyentes:
Innovaciones y Cambio Institucional 
oGobierno y eDemocracia